509 - Marzo 2011
1 Febrero 2011 - 28 Febrero 2011

Descargar

ASIA-OCEANÍA

SRI LANKA: Las viudas de la Guerra Tamil demandan justicia
El gobierno debe reconocer a todas la viudas de guerra como un grupo que necesita una atención especial, porque la sociedad civil no puede evadir su responsabilidad hacía ellas. De otro modo, “sus historias permanecerán enterradas en las arenas de la historia, volarán arrastradas por el viento del tiempo”. Estas son las demandas del P. Oswald B. FIRTH, presidente de la Asociación para la Paz y el Desarrollo (PAPD), en una reunión con la Comisión para la Enseñanza y la Reconciliación (LLRC) tenida el 20 de enero en Colombo. El PAPD es una ONG fundada en 2001, durante la guerra, para promover la armonía inter-étnica y el espíritu de entendimiento entre las principales comunidades en el este del país, directamente afectadas por la guerra.
 
Dirigiéndose a los miembros de la LLRC, el P. Firth dijo que “muchas de ellas han estudiado y aprobado el Certificado General de Educación con buenas calificaciones, pero debido a la guerra, no han podido continuar sus estudios. Algunas hablan tamil y singalés”. 

El Presidente de PAPD, hablando de su experiencia trabajando con las viudas de guerra, dijo que esas mujeres viven diariamente humillaciones y rechazo social. Otro de los mayores problemas es su difícil supervivencia económica, a causa de los trabajos temporales y mal pagados. El sacerdote dijo: “los trabajos disponibles casi nunca se corresponden a sus capacidades. Nunca llegan a ser empleadas fijas, y por lo tanto se les priva de sus beneficios como trabajadoras. Cuando dejan estas fuentes de ingresos temporales, se encuentran frecuentemente con las manos vacías, llevando el mismo sentimiento de inseguridad financiera que ha sido la cadena perpetua de casi todas las viudas de guerra”. 

La marginación de las viudas tamiles es un verdadero estigma social. “No pueden casarse”, continua el P. Firth, “porque las costumbres sociales lo encuentran deplorable. Estas mujeres están frecuentemente solas e inseguras, y son tratadas como un símbolo de mala suerte en sus propios círculos. Las viudas de guerra están ciertamente entre los grupos más vulnerables de la sociedad”.

A la reunión acudieron también tres viudas del distrito oriental de Batticaloa: Suresh Kumar Maheswari, 52; Shiwanthi Manoharan, 43; y Jayaseelan Loretta, 40. Al presentar su testimonio a la LLRC, las tres mujeres afirmaron categóricamente que no pueden tolerar ya más ninguna forma de violencia y guerra, ya que ellas se cuentan entre las víctimas más duramente golpeadas. “La violencia”, dijeron, “deja daños invisibles e incalculables en las vidas de aquellos inocentes que no tienen voz”. 

El P. Firth terminó su discurso diciendo su situación debe ser compensada por el gobierno, como una cuestión de justicia. (Por Melani Manel Perera en AsiaNews.it)


LAOS: Después de 40 años, la primera ordenación sacerdotal en el norte
El 25 de enero, AsiaNews.it y el Vaticano anunciaron lo siguiente.

El 29 de enero será celebrada una ordenación sacerdotal, cosa que no ocurría desde hace 40 años en el Norte de Laos. Tenía que haber tenido lugar el 12 de diciembre del año pasado, pero se retrasó al menos dos meses. El nuevo sacerdote, Pierre Buntha Silaphet, tiene 30 años y nació en Phnom Van (Sayaboury, en el norte de Laos). Pertenece a la etnia de los K´Hmù. 

Algo que la comunidad católica de Laos considera providencial es que el nombre de Pierre en laosiano es “Buntha”, el mismo del último sacerdote de etnia K´Hmù, ordenado en Luang Prabang el 22 de febrero de 1970, hace 41 años, por el obispo oblato Alessandro STACCIOLI, que fue Vicario Apostólico desde febrero de 1968 hasta 1975. En ese año, el gobierno decidió expulsar a todos los misioneros extranjeros, sin la posibilidad de volver a entrar en el país. Desde entonces, el Padre Tito Banchong ha estado solo en el Vicariato, así que, anunció la nueva ordenación con comprensible alegría.

Las celebraciones “post-ordenación”, las primeras después de 40 años en el Vicariato de Luang Prabang, tendrán lugar en el pueblo de Phnom Van. La pequeña comunidad católica, se regocijará con Pierre Buntha cuando vuelva a su pueblo natal de Phnom Van, después de su ordenación que tendrá lugar en Takhek, a 800 kilómetros al sur. El obispo que le ordenará será Mons. Marie-Louis Ling, Vicario Apostólico de Paksé, de misma etnia que Buntha, los K´hmú. El nuevo sacerdote diocesano pertenece a una de las familias evangelizadas entre 1960 y 1975 por el oblato, P. Piero Maria BONOMETTI, en Ban Houei Thong en la provincia de Luang Prabang. 

El Administrador apostólico, Mons. Tito Banchong, obtuvo todos los permisos necesarios de las autoridades para celebrar este evento. De manera no oficial, se ha dejado claro a los organizadores que no se debe destacar en exceso la celebración de la ordenación, revistiéndola del estilo de una celebración local. Desde 1975, el Vicariato de Luang Prabang no tiene catedral, sino solamente pequeñas capillas distribuidas por el campo. El gobierno controla de cerca las actividades de la Iglesia y de las minorías cristianas. La Iglesia católica está presente a través de los cuatro vicariatos apostólicos: Luang Prabang, Paksé, Savannakhet y Vientián. Hay 39.725 católicos, que representan el 0,65% de la población total.


PAKISTÁN: 40 años de servicio misionero
El mundo entero celebra el día de San Valentín el 14 de febrero, pero para la Delegación oblata de Pakistán, este día tiene su propio y particular significado. Fue un 14 de febrero de 1971 cuando los oblatos llegaron a Pakistán.

Respondiendo a la petición del Obispo de Layllpur (actual Faisalabad), Benedicto Cialeo, O.P., tres oblatos llegaron a Pakistán. Esos oblatos empezaron su misión en Gojra, Chak Jhumra y Okara en la diócesis de Faisalabad. Los oblatos también ejercieron su ministerio en la parroquia de Pir Mahal de esta misma diócesis desde 1996 hasta 2001. Cuando el párroco, P. Alfredo RAYAPPU, murió, la parroquia fue devuelta a la diócesis. 

En 1978, los oblatos se trasladaron a la diócesis de Multan, a petición del obispo Ernest Boland, O.P., y comenzaron a encargarse de la parroquia de Khanewal. En 1985, aceptaron la parroquia de Rungpur en la misma diócesis, pero más tarde se trasladaron a la parroquia de Derekabad donde todavía están. No debemos olvidar mencionar al P. Temsey CROOS que fue un gran instrumento en el desarrollo de la parroquia. Este padre también construyó una gruta de la Virgen María. Esta gruta es una de las más bonitas de Pakistán.

En 1981 los oblatos fueron llamados a atender la parroquia de Quetta en la diócesis de Hyderabad, que incluye casi toda la provincia de Baluchistan. En 2011, el Papa Juan Pablo II estableció la Prefectura Apostólica de Quetta y se la encargó a los oblatos. El P. Victor GNANAPRAGASAM fue instalado como primer prefecto. En julio de 2010, esta Prefectura fue elevada al estado de Vicariato Apostólico, y el P. Victor fue ordenado obispo del Vicariato de Quetta. 

Actualmente, los oblatos ejercen su ministerio en dos parroquias de la Archidiócesis de Lahore, una en la Archidiócesis de Karachi, y una parroquia en la diócesis de Multan. Todo el Vicariato Apostólico de Quetta está también en manos de los oblatos, donde 11 de ellos ejercen su ministerio. Los oblatos tienen casas de formación en Multan, Lahore y Karachi. Durante los últimos cuatro años se ha incrementado mucho el número de oblatos nativos. Treinta oblatos pakistaníes han sido ordenados sacerdotes en los últimos cuatro años.

Los últimos 40 años han sido ciertamente años llenos de gracia para los oblatos de Pakistán. Hemos experimentado el amor generoso del Señor a través de nuestros ministerios y a través del servicio a los pobres. Hoy, los oblatos son gran parte de la Iglesia local pakistaní, y pueden decir con orgullo que han hecho su contribución en la construcción de la Iglesia local. Entrando ya en la quinta década de nuestra presencia en Pakistán, inclinamos nuestras cabezas en acción de gracias a nuestro Señor y pedimos sus gracias perpetuas y sus bendiciones para continuar su misión en esta bendita tierra. (Hno. Esc. Anthony ADNAN)


AUSTRALIA: Jóvenes irlandeses de Sídney
A petición de la Comisión Episcopal Irlandesa para Emigrantes, en 2002, el P. Thomas MURPHY, entonces provincial de la Provincia Anglo-Irlandesa, pidió al Padre Thomas DEVEREUX ser Capellán Irlandés para los jóvenes inmigrantes irlandeses en Sídney. He aquí un repaso de lo que hace para esos muchachos y familias jóvenes lejos de su tierra natal.

Me he insertado en las vidas de muchas personas, principalmente en momentos sacramentales, como nacimientos, matrimonios y funerales. Ahora bien, esto no es para nada inusual. En realidad, es la vida normal de cualquier sacerdote oblato, pero con esta diferencia: me encuentro realizando tal ministerio en situaciones a veces del todo inusuales. Quizá los abuelos de un niño vinieron para unas semanas y me pidieron realizar el bautismo con poco tiempo de antelación. Recientemente, hice un bautismo usando Skype, con la abuela siguiéndolo desde Irlanda, mientras su nieto era bautizado en la Catedral de Santa María. En otra ocasión, una joven madre no podía asistir a la boda de su hijo, debido a una lesión; la llamamos por el celular justo en el momento en que la pareja intercambiaba sus votos. ¡La maravilla de la tecnología moderna!. 

La capellanía ha sido un punto de contacto con personas en los momentos en que las cosas les han ido trágicamente mal, como defunciones o accidentes. Éramos los únicos a los que podían dirigirse cuando sucedían tales situaciones, ya fuera dándoles acomodo o tan sólo el apoyo que necesitaban en esos momentos. He hecho los contactos necesarios con las familias o el clero local en Irlanda para asegurarles la gestión de los asuntos, y que sea un irlandés quien está manejando la situación. 

Creo que es importante hacer saber a gente que hay un lugar al que pueden acudir en tales casos. En palabras de muchas personas a lo largo de los ocho años que estoy aquí: “mi casa se ha convertido en su casa”. 

Al tratar con tantos jóvenes irlandeses, la capellanía puede encontrarlos en momentos muy vulnerables, tales como el fallecimiento reciente de amigos que se regresaron a casa o de miembros de sus familias, especialmente cuando tienen a los abuelos o los seres amados en su casa natal. Vienen para que se les diga una Misa, o simplemente para encender una vela en la iglesia. Muchas veces he abierto la iglesia para que puedan rezar, pues me he dado cuenta de cómo la “tiranía de la distancia” les afecta en tales momentos, incluso con Internet, e-mail, Facebook, Twitter y Skype a su disposición. Algunas veces, una simple palabra dicha fuera de la iglesia el fin de semana es lo que, en la lejana Australia, les hace más llevadera su pérdida.

Es importante caminar con estas personas en las muchas y distintas situaciones en que nos pone la vida, y hacerlo como Jesús hizo con los discípulos y con las personas de los caminos de Tierra Santa: ser la presencia de Cristo para ellos en un grande y amable como es Australia. Venimos de un pequeño país, del tamaño de muchas de las granjas aquí, en Australia. Hemos venido de una tierra que tiene una gran historia y cultura. Somos respetados en todo el mundo por nuestra música, humor y sentido de la diversión, así como por la capacidad de adaptarnos a las situaciones que nos salen al camino. Por ello, siento que los jóvenes irlandeses, que vienen como nuevos embajadores en este momento duro para Irlanda, serán buenos ejemplos de lo que Irlanda tiene que ofrecer al “País de la Suerte”, como llaman a Australia. (Oblate Connections, 17 de febrero de 2011)


«Página 3 de 8»

36o Capítulo General 2016
36o Capítulo General 2016
Oblate Triennium
Oblate Triennium
Vocaciones OMI
Vocaciones OMI
Oblatio
Oblatio
Aix-en-Provence
Aix-en-Provence
Otros sitios oblatos
Otros sitios oblatos
Newsletter