509 - Marzo 2011
1 Febrero 2011 - 28 Febrero 2011

Descargar

ÁFRICA-MADAGASCAR

CONGO: Afrontando retos para el futuro
Los oblatos de la Provincia del Congo, ha tenido unos días de reflexión después del retiro anual en enero, en los que han mirado a los retos que la nueva Administración provincial tiene que afrontar, después de su nombramiento por el superior general en Consejo en 2011. El secretario provincial, P. Jean-Claude KIANGA envió este informe. 

El 14 de enero, estábamos presentes 54 oblatos. El P. Alfons KEUTER, Constant KIENGE-KIENGE y Edy MABILA se incorporaron la tarde anterior. Juntos, después del retiro, comenzamos nuestros “días de reflexión”.
            
Durante su homilía en la misa de la mañana, el P. Juan-Bautista MALENGE aplicó los textos litúrgicos el día a nuestro contexto: ¿No será el paralitico que menciona el Evangelio la Provincia oblata del Congo, cuya curación tenemos que pedir al Señor? ¿Y si nosotros fuéramos las cuatro personas que transportan al paralitico? ¿No representará el número cuatro los cuatro puntos cardinales, o las cuatro lenguas nacionales de la Republica Democrática del Congo, de manera que el Señor esta invitándonos a su servicio, sin importar nuestro origen?

El día de apertura de nuestros “días de reflexión”, el superior Provincial, Macaire MANIMBA, tuvo la tarea de situar la realidad. Hizo una evaluación de su segundo mandato a cargo de la Provincia desde 2008.

Apuntó que se ha pasado un tiempo difícil, en referencia a la crisis económica global. El reto ha sido saber, a partir de ahora, cómo contar en primer lugar con nosotros mismos, con el trabajo de cada uno y el compartir de bienes, de acuerdo a nuestra identidad como religiosos. 

Considerando las metas específicas y las estrategias adoptadas por el Consejo, la evaluación se centró en la primacía de la espiritualidad y en el cuidado de la calidad de vida de nuestras comunidades locales. El Provincial también examinó nuestros compromisos en la misión de la Iglesia y la evangelización de los pobres. 

El área de la economía y las finanzas recibió especial atención. La Provincia es todavía demasiado dependiente de fuentes externas. La situación requiere un cambio, a través de una buena gestión y un incremento de la productividad. Desgraciadamente, ha habido dificultades, con la quiebra de nuestras fuentes de ingresos en Kinshasa y Kikwit. 

El provincial también indicó los medios programados o ejecutados por su administración para liberarnos de la dependencia económica y financiera. La decisión tomada en 2004 y puesta en marcha en 2006 ha dado mucho fruto.

Se han comenzado algunos proyectos para el futuro. Pero hasta 2016, la Provincia tendrá deudas que pagar, antes de poder realizar una real autonomía financiera relativa. 

Llenos de esperanza y audacia, vamos a necesitar efectuar un verdadero cambio de mentalidades y comportamiento. El provincial señaló muchas tareas pendientes que son desafíos para todos y cada uno. En la raíz, está nuestra relación con el dinero y el bien común. Las dificultades en relación con nuestro compartir y el bien común, también nos obligan a reflexionar sobre la relación entre nuestro voto de pobreza y nuestra forma de responder a las numerosas peticiones de los pobres y de nuestras familias. Por último, se trata de nuestro voto de obediencia, que nos llama a cada uno de nosotros a ser capaces de rendir cuentas de la forma en que administramos nuestros bienes materiales.


CAMERÚN: El misionero descalzo
“Un ejemplo particular que nos puede animar a esforzarnos en la santidad de vida, es el del Padre Simon Mpeke, conocido como Baba Simon”. Estas fueron las palabras del Papa Benedicto XVI durante su primera peregrinación a África en 2009; habló del “misionero descalzo” en la Basílica de María, Reina de los Apóstoles, en Yaoundé, en marzo de aquel año.

El Siervo de Dios, Baba Simon (1906-1975) fue uno de los primeros ocho cameruneses ordenados sacerdotes; fue ordenado el 8 de diciembre de 1935 para el Vicariato de Douala. Pasó los primeros años de su sacerdocio ejerciendo el ministerio en las parroquias de Ngovayang y New Bell – Douala. A los 55 años, Baba Simon fue al norte de de Camerún, como sacerdote de Fidei Donum enviado por la diócesis de Douala. Fue recibido por el obispo oblato, Yves PLUMEY.

 “He venido aquí, donde están los Padres Oblatos de María Inmaculada, a trabajar con ellos por la conversión de mis hermanos del norte de Camerún…”, escribió Baba Simon sobre su misión. La parte norte de Camerún era considerada una región firmemente cerrada al Evangelio, debido a la dominación del Islam. La evangelización en la región es una de las páginas más hermosas de la historia oblata. Los oblatos llegaron allí en 1946. 

Además de su vida santa, Baba Simon practicó una evangelización de tipo “camerunés”. Se acercó a la gente y aprendió que ellos eran “los más santos”. Su principal descubrimiento fue su creencia en un solo Dios. “Pensé que estaba soñando. Todo se hace con los mismos comportamientos, las mismas palabras que están recogidas en la Biblia y en la Ley de Moisés. Adoran al Dios de los patriarcas”, escribió, refiriéndose a las prácticas religiosas de los montañeses. Trabajó entre la tribu de los “Kirdi”. El término “Kirdi” se usa entre los invasores musulmanes del Norte de Camerún para describir a los nativos que se negaron a aceptar el Islam. Su sentido es peyorativo, literalmente significa “perro infiel”. Se creía originariamente que los “Kirdi” practicaban un politeísmo primitivo. Fue significativo para Baba Simon, descubrir su creencia en un solo Dios. “Sólo necesitan el mensaje de Cristo”, decía el Siervo de Dios.

Baba Simon fundó la misión de Tokombere en “Kudumbar”, palabra que significa “campo de batalla”. Hoy, hay una misión (casas para los sacerdotes y religiosas, un hospital, una escuela católica, una biblioteca y un centro católico para jóvenes), donde una vez hubo una batalla entre los nativos enfrentados de las montañas circundantes. 

La vida de este Siervo de Dios es un ejemplo de amor a Dios, expresado en una incesante y ferviente oración, y en el amor a la gente. La vida de este misionero del Camerún es un ejemplo de pobreza radical.

El proceso de beatificación del Siervo de Dios, Baba Simon, comenzó en la diócesis en el año 2000, y se clausuró en 2003 con el envío a Roma del sumario de unas 800 páginas. A petición de la Congregación para las Causas de los santos, en Agosto de 2010, se comenzó una investigación adicional. El Delegado episcopal para esta fase del proceso es el oblato, Christophe ZIELENDA. (De www.oblaci.pl)


LESOTHO: Preparando otro proyecto misionero
Los oblatos de Lesotho tenemos ya una misión en Botswana que, tan lejos, está operativa en la diócesis de Gaborone. Ahora, desde el mismo país de Botswana, hemos recibido una petición de enviar más oblatos misioneros, esta vez para el Vicariato Católico de Francistown. 

Describiendo la aguda escasez de sacerdotes en su diócesis, Mons. Frank Nubuasha SVD, constata que “en la actualidad, tengo dos parroquias sin sacerdotes y me veo forzado a obrar como párroco de las dos parroquias, que están separadas por 300 kilómetros. Les estaría agradecido si pudieran venir en mi ayuda”. 

El Consejo Provincial está abierto a la petición de Mons. Nubuasah y estamos planeando enviar algunos oblatos a su diócesis en el plazo de unos meses. El hecho muestra la expansión de la misión oblata de Botswana y, ¡nuestro Generalato acoge con agrado las buenas noticias! (Maoblata, enero de 2011).


CAMERÚN: Evangelizando a los pigmeos
Hace 41 años, cuatro oblatos polacos llegaron a Camerún para abrir uno de los más hermosos capítulos de la historia de la evangelización de aquel país. Inicialmente, sus actividades se centraron en la zona norte de Camerún, pero con el tiempo, alcanzaron la frontera sudeste del país. Hoy, en la diócesis de Yokadouma (zona este de Camerún), el pastor es el obispo Eugene JURETZKO, también conocido como el “obispo de los pigmeos”. Su diócesis tiene el tamaño de Bélgica y hay doce parroquias, cuatro de ellas en manos de los oblatos. 

En los pueblos de esta zona, algunas de las casas, dispersas a lo largo de la carretera, parecen un montón de hojas colgantes; las mejores casas están construidas con barro. Esta carretera atraviesa el segundo “pulmón verde” de nuestro planeta: los bosques tropicales de África ecuatorial. Pero así como los bosques han comenzado a desaparecer, así también sus verdaderos soberanos, los pigmeos. Ellos se autodenominan “Baka” (sentados en una rama) porque son como pájaros, posados en una rama, listos para volar en cualquier momento. Llevan un estilo de vida nómada, viviendo de lo que encuentran y cazando en los bosques. Tienen muy pocas posesiones. 

Salapoumbe es el típico pueblo pigmeo donde el pastor es el P. Grzegorz JAGOWDZIK. Muchos de los parroquianos se han asentado permanentemente en el pueblo debido a las oportunidades que se les ofrecen allí de poder ganar algún dinero. Los bosques ya no son de ellos. Estos bosques vírgenes están siendo destruidos por actividades de tala masiva, por la llegada de las plantaciones de palma de aceite, y los parques nacionales para safaris. Los Baka ya no pueden cazar como lo han hecho durante siglos. Así que son obligados a encontrar otro tipo de vida, en el que son privados de sus tradiciones. Son considerados por las tribus vecinas como subhumanos, y se convierten en víctimas de un nuevo tipo de racismo. Encuentran trabajo en fábricas y campos con bajos salarios, a veces solamente por una botella de alcohol. Están empezando a multiplicarse prácticas como la prostitución y la poligamia, ajenas a su cultura. Cada vez más pigmeos están cayendo en el alcoholismo y SIDA.

Afortunadamente, los Baka no están solos. “Desde hace décadas, la Iglesia Católica les ha ayudado”, dice el P. Janusz MILANOWSKI, un misionero de Yokadouma. “Trabajar con los pigmeos es difícil debido a su inestabilidad… A menudo desaparecen una temporada porque van a recoger mangos salvajes al bosque. Para ellos, el bosque es todavía su mayor tesoro”. 

Se entiende que poca gente quiera trabajar entre los pigmeos. A veces uno ve centros de caridad bien equipados y hospitales vacios, porque es imposible encontrar gente que quiera trabajar ahí. La vida es difícil en medio de la selva tropical donde no hay agua, ni electricidad, ni cobertura para los teléfonos celulares, ni Internet.

En Salpoumbe, hay un hospital regentado por la hermanas de la Presentación de la Virgen. Los pigmeos acuden allí desde los bosques, no solo de Camerún, sino también de la Republica Central Africana y de Gabón.

Los pigmeos Baka creen en un solo Dios. Lo que necesitan es el mensaje liberador de Cristo, el Salvador, que puede liberarles de su sentido de inferioridad y de las amenazas de la civilización agresiva. Los oblatos, junto con los colegas evangélicos, se ocupan no solamente de aquellos que han conocido a Cristo, sino también de su igual dignidad social, como nos recuerda nuestra constitución número 8: “Humildes ante la propia insuficiencia, pero confiando en el poder de Dios, se afanarán por conducir a todos, especialmente a los más pobres, a la plena conciencia de su dignidad de seres humanos e hijos de Dios.” (Jacek ZIOMEK en www.oblaci.pl)


SENEGAL: “Hoy estamos haciendo historia….”
El 12 de diciembre de 2010 es una fecha a escribir con letras de oro en la historia de la diócesis de Ziguinchor. La fundación de un santuario, el comienzo de una peregrinación diocesana y la llegada de una valiosa y bella estatua de la Virgen María dieron a este día un verdadero carácter histórico.

Todo ello comenzó con el ardiente y persuasivo deseo del difunto Mons. Maixent Coly, obispo de la diócesis, cuando, en 2000, el primer santuario diocesano, dedicado a Nuestra Señora de la Paz en Temento, se convirtió en el santuario de la recién erigida diócesis de Kolda. Diez años después, al tiempo que manteniendo atentamente la hermosa experiencia de la peregrinación interdiocesana a Temento el tercer domingo de Cuaresma, la diócesis de Ziguinchor quiso hallar un sitio para construir su propio santuario e iniciar su propia peregrinación diocesana.

Mientras tanto, los Misioneros Oblatos de María Inmaculada, habiendo sido invitados en 1999 por Mons. Coly a cuidar del santuario y la misión de Temento, llegaron también a Elinkine, diócesis de Ziguinchor. No vinieron solos; una gran estatua de la Virgen María, regalo de una comunidad de Francia de la Presentación de María, llegó con ellos. Desde entonces, ya estaban todos los ingredientes para la realización del sueño de Mons. Coly, que falleció de forma inesperada el 24 de agosto de 2010, consumido por una enfermedad.

Esta larga introducción es necesaria para comprender lo sucedido en Elinkine el pasado 12 de diciembre. Con la ayuda de Mons. François Jacolin, obispo de Mende, en visita a la diócesis, un gran grupo de peregrinos se reunió para recibir a la Virgen María, en cifras que superaron las tímidas expectativas de los organizadores. Autoridades administrativas regionales, amigos musulmanes y cristianos de otras iglesias, sacerdotes y religiosos, fieles y curiosos: todos se reunieron para este encuentro a los pies de María.

Cuando el Obispo descubrió la estatua, hubo una ovación espontánea para acoger a la Madre de Dios, brotando una emoción sincera en todos los presentes. El santuario que acababa de fundarse se llamaba Nuestra Señora de la Misión. ¿Por qué Nuestra Señora de la Misión?

La autenticidad de la misión de la Iglesia nunca ha dejado de ser subrayada por el Papa Benedicto XVI y en nuestros programas pastorales, en los que testimonio y misión son las palabras clave a descubrir y vivir. La misión no está concluida, más bien parece que acaba de comenzar. La nueva evangelización es una necesidad concreta de hoy, tanto en los países de antigua tradición cristiana, pero donde la fe parece desaparecer, como también en nuestros países donde se necesita establecer mejor el Evangelio y descubrir aún más nuestro propio modo de encarnarlo. Con María, queremos insuflar nueva vida en nuestro modo de evangelizar. Ella es la que sabe cómo ser tanto madre como modelo de aquellos que siguen al Señor. Una Iglesia misionera que sabe cómo dar testimonio de su fe, que sabe cómo estar abierta al diálogo sin renunciar a lo esencial de la fe, una diócesis que sabe cómo asumir su misión de ser, en medio de la gente y la sociedad, artífice de un nuevo mundo con la fuerza del Evangelio. Misión, evangelización, con el coraje y la sencillez de María. 

En su homilía, el Obispo explicó por qué y cómo María es misionera, recorriendo las distintas etapas de su vida y de su fe. María nunca deja de mostrarse como verdaderamente misionera al participar de un modo extraordinario en la realización del plan del Padre y en la misión de su Hijo, Jesús. El P. Paul Abel Mamba, Administrador Apostólico de la diócesis de Ziguinchor, exclamó, en su comentario, que “hoy estamos haciendo historia en nuestra diócesis”.

Un sueño cumplido: una presencia, la de María, que se materializa y se convierte en un lugar de gracia y bendición; así es el 12 de diciembre de 2010, día que marcará el futuro de todo un pueblo (Bruno FAVERO).


CAMERÚN: Visita de unos bandidos
El padre Charless EKO cuenta la visita de unos bandidos a la nueva misión de los oblatos en Douala.

Poco a poco reponemos nuestros espíritus y, sobre todo, el dinamismo de los primeros días tras el robo del que hemos sido víctimas la noche del viernes 11 de febrero de 2011. En efecto, este día tras haber celebrado la Eucaristía, quise juntarme al padre Peter OSEKWUTE en el salón para compartir la cena y tener un momento de conversación. Eran las 19:30 y los catecúmenos estaban en la iglesia para su formación. Hacia las 20:30 dejé al padre Peter para trabajar en mi gabinete, los bandidos aprovecharon la marcha de los catecúmenos para atacarnos en la casa rectoral. Armados de fusiles, nos hicieron tumbar y tras habernos atado, fueron a saquear nuestras habitaciones, mi gabinete y el almacén para, finalmente, tomar nuestras computadoras portátiles, la cámara digital que nos permitía compartir con los compañeros y amigos las imágenes de la nueva misión oblata, los aparatos de sonido de la iglesia, un televisor, relojes, unos maletines y dinero. 

Como valientes misioneros Oblatos de María Inmaculada, conservamos nuestra sonrisa y, sobre todo, la sangre fría, cosa que sorprendió bastante a las personas que venían a compartir nuestro dolor. Es digno de señalar que los ataques a las casas rectorales son frecuentes en la archidiócesis de Douala y todo el dispositivo de seguridad no siempre contiene a los malhechores que vienen siempre bien armados y dispuestos a hacer frente a toda resistencia. 

De hecho, nosotros estamos en una misión nueva donde todo está por hacer; la casa rectoral es una inmensa obra, por todas partes accesible. Pero poco a poco, los fieles se esfuerzan por terminar los trabajos, y nosotros vivimos allí y damos un testimonio de vida que se atrae la estima de todos los que pasan por aquí. 

Tras esta “experiencia de bienvenida” hemos continuado con nuestras actividades, pero hemos de admitir que todos nuestros esfuerzos por progresar se han visto destruidos; por ello, a iniciativa nuestra, el padre Peter y los jóvenes han organizado una cadena de oración en sus familias. Esta actividad nos ha traído una importante suma que nos ha permitido equipar la parroquia con instrumentos de sonido, material que se llevaron los bandidos. Actualmente no es fácil tener nuestras celebraciones en una iglesia con más de 300 personas sin amplificadores. Poco a poco, vamos animando a nuestros fieles, bastante más abatidos que nosotros, para continuar el trabajo empezado. Así es la vida de los pioneros. (Charles Eko)


«Página 4 de 8»

36o Capítulo General 2016
36o Capítulo General 2016
Oblate Triennium
Oblate Triennium
Vocaciones OMI
Vocaciones OMI
Oblatio
Oblatio
Aix-en-Provence
Aix-en-Provence
Otros sitios oblatos
Otros sitios oblatos
Newsletter