556 - Junio 2015
9 Mayo 2015 - 7 Junio 2015

Descargar

ÁFRICA-MADAGASCAR

Un camino hacia la reunificación

Durante varios años, se ha discutido mucho a diferentes niveles sobre una posible reunificación de las tres provincias oblatas de Sudáfrica. En este último año, se ha retomado la discusión con nuevo ímpeto con distintos Grupos de Trabajo nombrados por los provinciales para que continúen con el proceso.

Un paso en este camino ha sido el taller celebrado en Durban, del 27 al 29 de Abril, con un total de 28 oblatos participantes representando a las provincias Central, del Norte y de Natal. El objetivo fue crear fraternidad y compartir esperanzas, miedos y expectativas para hacer presente el carisma oblato en Sudáfrica, implantado aquí por expreso deseo de S. Eugenio de Mazenod.

El grupo escuchó atentamente el relato sobre la fundación de la misión oblata de Sudáfrica y la posterior “división” o “separación” como respuesta a las exigencias pastorales y para llevar a cabo la misión. En la década de 1850 el fuerte crecimiento de la iglesia de Sudáfrica requirió dividir por distintas razones el país en vicariatos y prefecturas apostólicos. Además, varios misioneros oblatos fueron nombrados obispos: Mons. Charles-Constant JOLIVET como vicario apostólico de Natal; Mons. Anthony GAUGHREN como vicario apostólico del Estado de Orange Free; y el P. O. MONGINOUX como prefecto apostólico de Transval. Esta división fue un incentivo para los oblatos, que para ayudar a sus hermanos en el desarrollo de su ministerio apostólico fundaron a la vez distintas unidades oblatas en esos vicariatos. Durante mucho tiempo, los obispos fueron al mismo tiempo provinciales de los oblatos en sus territorios hasta bien entrado el siglo XX.

Durante el taller el Superior General nos honró con su presencia vía Skype. Felicitó a los oblatos de las tres provincias por haber asumido juntos el dar vida a este proceso en curso. Invitó a los oblatos a retomar también las llamadas del Capítulo General de 2010 y adoptarlas como base para la fundación de la nueva provincia. Invitó a las provincias a contemplar este proceso abierto como una invitación del Espíritu Santo a profundizar en la vida y misión oblatas en términos de reinvención y redefinición de nuestra misión.

Explicó que el punto clave que debería estar siempre presente en el corazón de cada oblato en este preciso momento era: “¿Cuál es la realidad de Sudáfrica hoy?” “¿Qué quiere el Señor que hagamos como OMI en Sudáfrica?” “¿Qué nos pide la Iglesia hoy?”, “¿Dónde nos pide el Señor que estemos?”. Exhortó a los oblatos a que mantuvieran viva la esperanza porque notaba un fuerte movimiento del Espíritu Santo. Luego exhortó a los oblatos de las provincias a que abrazaran una vida de simplicidad; que fueran cercanos y accesibles en todo momento; presentes en la vida de sus pueblos; ¡que fueran auténticos oblatos! Finalmente nos exhortó a implicar en este proceso a todos los oblatos; esto sólo será posible si en todo el proceso se da la corresponsabilidad y transparencia mediante la comunicación.

Invitó a las provincias (animadores y gobierno) a implicar a toda la región en el proceso de discernimiento, a implicar al Consejero General para África Madagascar (quien, antes de que el General comenzara su charla, había saludado a los participantes en el encuentro vía Skype y había expresado su alegría por los progresos hasta ahora registrados), y finalmente implicar también a la Administración General. Concluyó su conversación con una fuerte y apasionada invitación a los animadores y superiores, y a cada oblato: “¡COMUNÍQUENSE! ¡COMUNÍQUENSE! ¡¡¡COMUNÍQUENSE!!!” (P. Emmanuel YOUNGTEN TEMSWANG)



Los pobres se hacen más pobres

“A 25 años de distancia desde su independencia, Namibia es un país políticamente estable y en crecimiento económico. Pero uno de los mayores problemas a los que tenemos que enfrentamos es la distribución de la riqueza producida. Vemos como cada año crece más la brecha entre ricos y pobres. Los ricos se hacen más ricos y los pobres más pobres. Pero tenemos un sistema judicial eficiente, que presiona sobre la responsabilidad del gobierno y también a los ministros corruptos pueden ser llevados a juicio y terminar en la cárcel: así Su Exc. Mons. Liborius Ndumbukuti NASHENDA, Arzobispo de Windoek y Presidente de la Conferencia Episcopal de Namibia, en Roma para la visita “Ad Limina”, describe a la Agencia Fides la situación del país africano.

“Desde la independencia a hoy no se han producido guerras civiles. En este periodo de tiempo ha habido tres presidentes. Ninguno de ellos ha pretendido permanecer más de dos mandatos de cinco años cada uno como está previsto por la Constitución”, dice el arzobispo. Explica que “las prioridades pastorales han cambiado con respecto al pasado. Ya no estamos en la situación de emergencia de los tiempos de la guerra de independencia, y ahora podemos continuar un programa pastoral ordinario centrado en la enseñanza del Evangelio. Al lado de esto, ponemos el énfasis en los programas sociales para aliviar la pobreza. Hemos invertido en particular en las escuelas, y esta es nuestra mayor contribución al desarrollo del país. En términos económicos, podemos hacer poco, pero estamos contribuyendo a la formación de una nueva clase de dirigentes y empresarios para el desarrollo futuro de Namibia”.

“También hemos invertido mucho en los centros de salud, especialmente en las zonas rurales, donde la atención médica no es de fácil acceso. Desde 1998 también gestionamos un programa de prevención contra la propagación del VIH y el SIDA y la distribución de medicamentos antirretrovirales para las personas que han contraído el virus y la enfermedad. Se presta especial atención a los huérfanos cuyos padres han muerto de SIDA” añade Mons. Nashenda.

En cuanto a las relaciones con el Estado, Mons. Nashenda afirma: “Tenemos buenas relaciones con las autoridades del Estado, en virtud de un acuerdo de entendimiento, hasta el punto que hemos designado a una persona para servir de enlace entre la Conferencia Episcopal y el gobierno. Esto no quiere decir que si hay que desafiar al gobierno sobre un asunto no lo hagamos. Cooperamos pero seguimos siendo una voz independiente de las autoridades. Aun así, el gobierno aprecia nuestros esfuerzos y proporciona subsidios a nuestras escuelas y hospitales”, concluye el Presidente de la Conferencia Episcopal.

La República de Namibia debe su nombre al desierto de Namib que caracteriza gran parte del territorio, junto con el de Kalahari. La capital es Windhoek. Limita al norte con Angola y Zambia, al este con Botswana; al sur con Sudáfrica y al oeste se asoma al Océano Atlántico. Tiene una superficie de 824.292 kilómetros cuadrados y tiene una población de 2.220.000 habitantes, de los cuales 444.000 católicos. Las circunscripciones eclesiásticas son 3 (Agencia Fides)



Encuentro de formandos

Un encuentro de jóvenes oblatos en formación primera de la Delegación Oblata de Madagascar tuvo lugar en el Escolasticado de S. Eugenio de Mazenod, en Fianarantsoa, del 8 al 13 de abril de 2015. Resultó bien. Los participantes, a saber, los formandos y los formadores de las tres etapas de formación (prenoviciado, noviciado y escolasticado) vinieron llenos de energía y quedaron todos satisfechos con este gran encuentro. Nuestros jóvenes tuvieron buena participación en los grupos de trabajo y en todas las sesiones plenarias. Destacamos, entre otras cosas, la aportación del Arzobispo Fulgence Rabemahafaly, quien dio una presentación sobre la vida consagrada. También realzaron esta reunión un encuentro con cristianos y con los formandos de congregaciones religiosas de Fianarantsoa.

El encuentro estuvo organizado en el marco del segundo año del Trienio, dedicado a la formación, donde las palabras claves son: “El nuevo espíritu” y “Pobreza”. Uno de los objetivos principales del encuentro se hallaba en el lema general: “Jóvenes en Formación primera, responsables del futuro de la Congregación”. Ciertamente, la Congregación necesita jóvenes motivados de gran madurez, que se manifieste en todas sus dimensiones (humana, espiritual e intelectual) durante y después de su Formación primera.

Los jóvenes están bastante convencidos de que este encuentro les ha unido, animado y motivado para responder más activamente al llamamiento de Cristo a la Congregación. ¡Depende de ellos y de los formadores seguir de tal modo que se convierta en realidad, vivida a diario! ¡Tal es el gran desafío tras el encuentro!

Humildemente constatamos que el encuentro pudo tener lugar por la colaboración de otros: los compañeros oblatos y las comunidades oblatas, las misiones y parroquias con cristianos de Madagascar a su cuidado. Sí, gracias a su colaboración, especialmente desde el punto de vista económico, la Delegación y la Comisión de formación pudo organizarlo bien. ¡Muchas gracias! (Comisión de formación OMI – MADAGASCAR)



¡Un funeral en un cuadrilátero!

Cuando el P. Leo D’AES murió, el 8 de Mayo de 2015, uno de las cuestiones a decidir era dónde celebrar su funeral. Durante 44 años había sido pastor de la iglesia de Sta. Rosa de Bloemfontein. Para aquellos que le conocían era claro que la iglesia no podría albergar a toda la gente que acudiría para celebrar su vida y orar por su eterno descanso. De ahí que el funeral, presidido por el arzobispo Mons. Jabulani NXUMALO, se celebrase en el Bochabela Arena ¡que normalmente alberga los combates de boxeo!

El P. D’Aes nació en Antwerp, Bélgica, en 1929. Hizo sus primeros votos como oblato en 1948 y fue ordenado sacerdote en 1954. Al año siguiente, recibió obediencia para Sudáfrica donde rápidamente aprendió inglés y Sesotho. En 1971, tras trabajar en varias parroquias, fue trasladado a la Misión de Sta. Rosa, Bloemfontein, y allí trabajó muy activamente durante 44 años.

Trabajó incansablemente. Como estrategia pastoral dividió la parroquia en Pequeñas Comunidades Cristianas, animó a celebrar encuentros vecinales para compartir el Evangelio, fomentó el cuidado mutuo de unos por otros y la preparación de ministros laicos. Esta estrategia de dar importancia a los laicos dentro de la iglesia fue una prioridad a lo largo de toda su vida, hasta el final. En esto mostró ser un profeta de su tiempo.

La otra pasión del P. D’Aes fue la educación. Durante su larga estancia en la parroquia de Sta.Rosa, dirigió la Escuela de Primaria de Sta.María y la Escuela Superior de S. Bernardo. Eran tiempos de cambio y de incertidumbre política, y se hacían necesarios una gran dedicación y un fuerte liderazgo. De ambos tenía en abundancia. Hizo de las dos escuelas sendas instituciones académicas de vanguardia en una sociedad que clamaba por una educación de calidad.

Desde su época de parroquia en Edenburg empezó a ser llamado “Pheello”, significando su perseverancia e insistencia. Ha sido una característica de todo su ministerio. Ha sido un enérgico, infatigable, inflexible y valiente defensor y sacerdote de aquellos puestos a su cuidado, dispuesto siempre a alzar la voz en su favor. Trabajó durante un mandato como Vicario General de la archidiócesis de Bloemfontein y como Superior de Distrito de su Comunidad Oblata. Pero sobre todo, se hizo presente en su parroquia, y esto en un período de tormenta política, un auténtico guía y líder dando apoyo y ánimos mediante sus iniciativas de desarrollo y su sólida predicación y formación. (http://omi-bfn.blogspot.it/; ver también la música de su funeralhttp://y2u.be/ejwIk-pAgq8)



«Página 6 de 10»

36o Capítulo General 2016
36o Capítulo General 2016
Oblate Triennium
Oblate Triennium
Vocaciones OMI
Vocaciones OMI
Oblatio
Oblatio
Aix-en-Provence
Aix-en-Provence
Otros sitios oblatos
Otros sitios oblatos
Newsletter